Personas, procesos y herramientas alineados con rumbo a la excelencia.

Control de Gestión y Balanced Scorecard

Publicado por: In: Consultoría de gestión 02 Jul 2015 Comentarios: 0
El control de gestión

indicadores2El mundo empresarial actual se vincula con un entorno altamente competitivo y con reglas que cambian constantemente,

Ante este escenario de cambio vertiginoso las empresas tienen la necesidad de adaptarse rápidamente para poder mantener la competitividad, y para esto deben controlar su rentabilidad y su productividad.

demingLa gestión empresarial es un proceso y como tal, consta de cuatro etapas:

  1. Análisis
  2. Planificación
  3. Ejecución
  4. Control

La primer etapa es la del pensamiento estratégico, en esta etapa se hace un análisis interno y externo para determinar las fortalezas y las debilidades internas como las amenazas y las oportunidades del entorno.

En la etapa de planificación el componente principal es la declaración de misión, visión y metas principales de la organización que proveen el contexto dentro del cual se formularán y evaluarán las distintas estrategias o alternativas posibles

Una vez definidas las estrategias con las que se concretarán los objetivos principales, se determinarán también políticas, planes, procesos y presupuestos que cuantificarán los recursos necesarios para alcanzarlos.

indicadores3La tercer etapa es la ejecución de lo planeado en la etapa anterior por parte de los responsables definidos. Es el momento en el que se pone en práctica la estrategia.

El proceso de Gestión empresarial se cierra con la etapa de Control de Gestión que permite comparar el resultado de la ejecución con lo planeado e impulsar acciones correctivas en el caso de desvíos.

Es una etapa de ajuste de la ejecución de forma tal de volver a alinearla con el logro de los objetivos propuestos.

 

 

Indicadores clave de desempeño o Key Performance Indicators (KPI)graficos

La medición del grado de consecución de los objetivos que se desean alcanzar es un elemento esencial de la etapa de control del proceso de gestión estratégica y por ello todo Plan Estratégico debe tener vinculación con un Sistema de Indicadores que asocie mediciones a cada uno de los objetivos que se persiguen en dicho plan.

Los Sistemas de Indicadores constituyen una herramienta imprescindible para medir la eficacia de los planes pero también son valiosos para identificar las mejoras o ajustes que deban introducirse cuando los resultados no siguen el camino deseado con el objetivo de reencausar las acciones hacia los objetivos propuestos.

 

Cuadro de mando integral – Balanced Scorecard (BSC)

Es una herramienta muy útil en el proceso de gestión estratégica que permite describir y comunicar la estrategia de forma coherente y clara. Norton y Kaplan (2001), establecen que el BSC tiene como objetivo fundamental convertir la estrategia de una empresa en acción y resultado, a través de la alineación de los objetivos de sus cuatro perspectivas: financiera, clientes, procesos internos y aprendizaje y crecimiento.

Es un instrumento para medir resultados, partiendo de la base del establecimiento de indicadores claves del desempeño, tanto financieros como no financieros derivados de la visión, misión y estrategia de la empresa, convirtiéndose entonces en una herramienta muy importante para gestionar la estrategia y más aún, un instrumento clave para la gestión del cambio dentro de la organización facilitando la toma de decisiones oportuna.

mapa estrategicoUn mapa estratégico es el conjunto de objetivos estratégicos que se vinculan a través de relaciones causa-efecto, ayudando a entender la coherencia entre los objetivos estratégicos y la estrategia de la organización. Como se menciono en párrafos anteriores, el mapa estratégico del BSC presenta dichos objetivos desde cuatro perspectivas: financiera, clientes, procesos internos y aprendizaje y crecimiento.

La perspectiva financiera describe los resultados tangibles de la estrategia en términos financieros tradicionales, mediante indicadores tales como la retorno sobre capital empleado (ROCE), valor económico agregado (EVA), crecimiento de los indicadoresingresos, costos, resultado operativo y otros, que permiten medir la creación de valor dentro de la organización.

La perspectiva del cliente refleja el posicionamiento de la organización en el mercado, identificando los segmentos de mercado y los clientes objetivo. Encontramos en esta perspectiva indicadores como la satisfacción y retención del cliente, la adquisición de nuevos clientes, rentabilidad del cliente y la participación del mercado.

Los clientes valoran la calidad ofrecida, la entrega puntual, la innovación constante y el alto rendimiento de los productos y servicios ofrecidos. Es por ello que la perspectiva del proceso interno identifica los procesos  que impactarán en mayor medida en la satisfacción del cliente y en la generación de valor agregado. Algunos indicadores clásicos de esta perspectiva son: productividad, calidad e innovación de productos y servicios, cumplimiento de entregas y manejo de reclamos.

El crecimiento de una organización se basa en tres pilares: personas, sistemas y los procesos. La perspectiva de aprendizaje y crecimiento identifica el capital humano, los sistemas y el clima organizacional requerido para apoyar los procesos internos de creación de valor.  En esta cuarta perspectiva encontramos indicadores tales como: satisfacción del empleado, encuesta de clima organizacional, capacitación y desarrollo de empleados, disponibilidad y uso de información estratégica, confianza en el liderazgo  y otros.

El formulario de comentarios está cerrado en este momento